Con la tecnología de Blogger.

Barritas crumble de avena con confitura de arandanos

Por - junio 21, 2018

barritas de crunble de avena con confitura de arandanos receta

La receta que os traigo hoy de la mano de Hero es de locura. A mi este tipo de barritas tipo crumble me chiflan porque te solucionan cualquier desayuno, merienda y el postre. Toño... ¿El postre? Sí... el postre je je. Mirad si las calentáis lo justo para que estén tibias y/o no las dejáis enfriar del todo podéis servirlas junto con una bola de helado de vainilla y os puedo asegurar que el éxito es total. Yo ya estoy salivando sólo de pensarlo porque recuerdo cuando hice el experimento... y ummm

El delicioso sabor de la barrita todavía tibia y el helado encima, bueno, un espectáculo para nuestro paladar. Además puedes conservarlas por varios días en un recipiente hermético sin que se pongan blandas.





Barritas crumble de avena con confitura de arándanos

Esta es de esas recetas que mejor será que tengas a mano para degustar este verano. El rico sabor de la mantequilla de cacahuete junto con la confitura de arándanos será la combinación perfecta para desayunar o tomar con tu helado preferido. Unas barritas que se hacen rápido y cunden mucho. Siempre puedes cambiar el sabor de la confitura por la que más te guste.

Tiempo de elaboración: 10 minutos

Tiempo de cocción: 50 minutos

Tiempo total: 60 minutos

Raciones: 20

Ingredientes para elaborar las barritas crumble de avena con confitura de arándanos (molde 25 x 25 cm)


  • Mantequilla sin sal en pomada 335 g
  • Azúcar moreno o de panela, 225 g
  • Mantequilla de cacahuete, 255 g
  • Sal ½ cucharadita
  • Vainilla, 1 cucharadita
  • Harina de trigo, 435 g
  • Harina de avena, 290 g
  • Copos de avena, 60 g
  • Confitura de arándanos y frambuesas de Hero diet, 340 g


Elaboración


  1. Precalentamos el horno a 180ºC. Forramos nuestra bandeja con papel vegetal. En un bol mezclamos la mantequilla junto con la crema de cacahuete, el azúcar y la vainilla en pasta hasta obtener una pasta cremosa con ayuda de nuestra amasadora o varillas.
  2. Agregamos entonces la sal, y las dos harinas. Removemos nada y menos con una espátula hasta que las harinas queden integradas y la masa sea muy desmigable.
  3. Separamos 2/3 aproximadamente y colocamos en el fondo de la bandeja la capa más gruesa aplastando bien con ayuda de un vaso o cuchara. Cubrimos toda la superficie
  4. Echamos la confitura sobre la superficie con ayuda de una cuchara y cubrimos bien.
  5. Al resto de la masa le incorporamos los copos de avena y mezclamos ligeramente hasta que quede una masa arenosa. Echamos por encima de la confitura cubriendo bien toda la superficie presionando ligeramente por los bordes.
  6. Horneamos unos 50- 60 minutos hasta que quede doradita la superficie
  7. Dejamos enfriar sobre una rejilla y desmoldamos con cuidado
  8. Cortamos en barritas y a disfrutar

Resultado

barritas de crunble de avena con confitura de arandanos

Como podéis apreciar el resultado es increíble. No, no son una obra de arte por fuera pero por dentro os aseguro que valen oro. Os animo a que las preparéis y rellenéis con la confitura que más os guste y que las probéis a presentar junto con el helado de vainilla cuando aun estén tibias. La crema de cacahuete, el sabor del crumble y la confitura aun tibia en su interior crearán una explosión de sabores al fusionarse con el helado de vainilla o del gusto que prefiráis.

Receta express y sin complicaciones para degustar cuando más os apetezca.

Reflexión: 

Hace justamente unas semanas que no aparecía por aquí. Bien los que me seguís de cerca sabéis que he estado muy liado con la universidad. Sí, acabé los exámenes finales y en dos semanas debería graduarme (Cruzo dedos).

Anteriormente a todo esto viví unos días algo desapacibles. Sí, como siempre os digo en este "mundillo" nada es de color de rosa, que nos os engañen y aquí vuelvo a venir para desmitificar tanta hipocresía. 

No obstante, la reflexión de hoy va encarada de nuevo al papel de las emociones. Sabéis cuando algo no nos parece justo solemos enfadarnos y la rabia sube y sube. Así estaba yo hace unas semanas hasta que puse el STOP.  Hay quienes se apresuran en decir que la rabia es una emoción negativa. Lamento decir que bajo mi punto de vista ninguna es negativa porque todas son importantes en nuestra vida.

Pues lo dicho, seguro que más de una vez os ha pasado que ante injusticias os sentís frustrados (rabia y tristeza unidas) y la rabia os puede llegar a hacer muy valientes. La rabia tira de nosotros, nos da coraje, nos da fuerza, nos da poder. ¿Es mala la rabia? Ni mala ni buena, cumple su función, informar que hay algo que no está bien, tenemos un conflicto interno y/o con otra persona. Entonces ¿Actuamos con ira? Esa es la parte más desadaptativa de la rabia. Como decía, nos envalentona, nos da fuerza pero al mismo tiempo destruye y deja un amargo sabor que desde luego no suele solucionar nada. Si vamos esparciendo nuestra rabia a la larga provoca mayor malestar del que en un principio parece haber sólo placer y ganancia. (Esparcirla hacía el resto o hacía nosotros mismos con pensamientos machacantes no ayuda en absoluto).

¿Qué hago con mi rabia?
  • ,ACEPTARLA. Sí, lo he dicho en otras ocasiones, negar la emoción es contraproducente. Acéptalo, tienes rabia, estás rabioso con algo o alguien, esa es su función que te des cuenta de que alguien o algo te provoca malestar. 
  • Detectar hacía quien o qué siento rabia. De esta forma se puede saber hacía quien va dirigida y mantearla
  • A veces en un escrito plasmar todo lo que sientes puede ser terapéutico. Sí y con  palabras malsonantes. Recuerda, esa carta o escrito es sólo para plasmarlo y no hacer daño a otr@s. Es un escrito personal.
  • Aunque lo que mejor me va a mí es hacer ejercicio. La rabia moviliza hacía la acción. Seguro que cuando estáis rabiosos por algo sentís una necesidad imperiosa de moveros, de gesticular mucho y a veces en vuestro interior sentís esa necesidad de dar un puñetazo en la mesa. Pues por eso, porque moviliza hacía la acción. A mi el hacer ejercicio me ayuda mucho en general pero cuando siento rabia mucho más. No hace falta un gran ejercicio pero sí uno que me ayude a desfogar, normalmente hago cardio. Sino prueba a cambiar ropa de los armarios, limpiar la casa en profundidad...
  • Otro truco; el cojín. Coge un cojín o almohada y golpealo con todas tus fuerzas, gritale, estrujalo, vapulealo todo lo que quieras. Hazlo durante unos 45 segundos, con todas tus fuerzas. Verás que quedas extasiado y en cierta parte aliviado.
  • Después de ese momento donde descargas la energía acumulada y puedes comprender porqué sentiste esa emoción, es el momento de pasar pagina y no hacer enrroscarnos en un bucle donde puedes quedar atrapado.
Espero que os haya gustado la receta, mi reflexión y que si os apetece dejarme por aquí un comentario, estaré encantado de leeros y responderos! Un abrazo corazoncetes!




Estas recetas te van a encantar

4 comentarios

  1. Que ricas estas barritas!! Yo si me las comería calentitas y con el helado. Que cosa más rica!! Y tus reflexiones siempre me hacen pensar y recapacitar. Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh qué alegría leer esto Lidia! Me alegra tanto de verdad!! Sí, te confieso que están de rechupete!! Besoteees

      Eliminar
  2. Adoro manteiga de amendoim logo estas maravilhosas barritas me agradam .
    Bom fim de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Me alegro mucho que te gusye! Feliz fin de semana!!!😍

      Eliminar

Me encantaría leer tus comentarios al respecto!