Busqueda en el Blog

domingo, 1 de octubre de 2017

Rollos de calabaza con canela y cardamomo [ Pumpkin cinnamon & cardamom rolls ]


Hola a todxs!

Vuelvo a la carga, y esta vez con mucho otoño. Sí, lo sé soy muy pesado con lo del otoño, pero mientras llega finalmente, porque por aquí parece resistirse, voy proponiéndoos recetas tan deliciosas como esta que os traigo hoy. Estos rollo de calabaza con canela y cardamomo son puro espectáculo. Si los cinnamon Rolls ya me chiflan, estos me parecen lo más. Ese saborcito sutil de la calabaza, el colorido que aporta, el cardamomo y la canela junto a ese glaseado… En serio creedme que es puro amor.

No penséis que es difícil, es muy fácil esta receta. Lo único que no podemos hacerla de un rato para otro por el leudado de la masa pero por lo demás es coser y cantar.
Como podéis ver, la calabaza es super versátil. Qué buenas están esas cremas de calabaza en otoño, su momento de mayor esplendor. Esos bizcochos, o bundts especiados con calabaza… Y como no, estos rollitos de calabaza con canela y cardamomo que os lo prometo: me comía los 12 de una sentada… (vale, no pero 6 sí…).


Ingredientes para 12 rollos de calabaza con canela y cardamomo.

Para la masa:

  • Agua tibia, 120 ml
  • Levadura seca panadera, 2 y ¼ cucharaditas
  • Azúcar moreno, 1 cucharadita + 50 g
  • Leche entera a temperatura ambiente, 75 ml
  • Huevo L, 1 ud
  • Yema huevo L, 1 ud
  • Pure de calabaza en lata, 120 g
  • Harina de trigo para todo uso, 560 g
  • Mantequilla sin sal a temepratura ambiente, 90 g

Para el relleno:

  • Mantequilla sin sal en pomada, 65 g
  • Pure de calabaza, 2 cucharadas
  • Azúcar blanquilla, 50 g
  • Canela de Ceylan, 2 y ½ cucharadas.
  • Cardamomo molido, 1 y ½ cucharada

Glaseado

  • Queso crema a temperatura ambiente, 113 g
  • Mantequilla sin sal a temperatura ambiente, 50 g
  • Azúcar glass, 270 g
  • Canela molida, ¼ cucharadita


Elaboración de los rollos de calabaza, canela y cardamomo.

Elaboración de la masa:

  • Empezaremos activando la levadura seca a la que añadiremos el agua mineral, y la cucharadita de azúcar. Removemos y dejamos que se active unos 5 – 10 minutos a temperatura ambiente.
  • Mientras empezaremos batiendo los huevos, la leche, el resto del azúcar y el puré de calabaza. Activada la levadura, la incorporamos a la mezcla.
  • Con el gancho amasador empezamos echando 250 g de harina. Amasamos a velocidad baja. Una vez estén correctamente integrados los ingredientes, empezamos a añadir la mantequilla que habremos cortado en dados. Empezaremos echando un dado y hasta que no se incorpore no echaremos el siguiente. Una vez incorporada toda la mantequilla echamos el resto de la harina y amasamos hasta que no se pegue en las paredes del bol.
  • Boleamos la masa y dejamos reposar en un bol engrasado cubierto con papel film. Dejaremos leudar hasta que doble su tamaño. Aproximadamente unos 60 – 90 minutos dependiendo de la temperatura ambiente.
  • Pasado ese tiempo espolvoreamos la mesa de trabajo y estiramos la masa con un rodillo. Haremos un rectángulo de  50 x 35 cms. (sí, debemos ser rigurosos para que nos salgan iguales y bien). Extendemos todo el relleno uniformemente por toda la superficie con ayuda de una espátula o cuchara.
  • Enrollamos en forma de brazo de gitano la masa con cuidado. Una vez tengamos un rollo bien formado, dividimos en 12 porciones. (usé un metro que tengo para estos menesteres, sí)
  • Colocamos cada porción en un molde rectangular ( 22x 33 cms) engrasado o con papel de hornear. Los cubrimos con papel film engrasado y dejamos leudar 1 hora aproximadamente hasta que doblen su tamaño. (no importa que se junten luego se cortan para servir)

Elaboración del relleno:

En un cuenco echamos la mantequilla, la calabaza, el azúcar y las especias. Mezclamos bien hasta conseguir una mezcla compacta.

Horneado:

  • Horneamos a 175 ºC con calor arriba y abajo con el horno previamente precalentado, durante 30 minutos aproximadamente. La temperatura del rollo en su interior debe ser de 85ºC. Cuidado de no hornearlos en exceso porque se resecaran. ( si no disponéis de termómetro cuando veáis que están empezando a dorarse y pasaron mínimo 20 minutos, ya estarán)
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar minimo 10 – 15 minutos antes de glasear. Si no se glasea en el momento podemos guardar cubiertos en el frigorífico y al día siguiente calentarlos un poco en el horno y echar el glaseado.

Elaboración del glaseado:

  • En un cuenco con unas varillas mezclamos el queso crema y la mantequilla. Agragamos entonces el azúcar glass y la canela. Mezclamos hasta obtener una mezcla cremosa y sin grumos.
  • Con los rollos de calabaza con canela y cardamomo aun tibios, echamos el glaseado por encima de forma irregular con ayuda de una espátula.


Trucos:

  • Si no se glasea en el momento podemos guardar cubiertos en el frigorífico y al día
  •  siguiente calentarlos un poco en el horno y echar el glaseado.
  • Si os sobran podéis guardarlos en el congelador o en el frigorífico. Cuando vayáis a usarlos podéis introducirlos en el microondas con un vaso de agua dentro para que genere vapor y calentarlo 30 segundos. ¡Estarán jugosísimos y deliciosos como recién hechos!


Degustar:


Como veis a priori parecen unos rollos de canela al uso pero ya su color nos delata que no son los típicos rollos de canela. La calabaza nos da una jugosidad y aroma increíble. El cardamomo y la canela hacen el resto.

A mi me encanta tomarlos en el desayuno bien calentitos. Claro, no soy tan bestia de comerme 12 de una sentada je je por ello los que sobran van bien tapados al frigorífico y al día siguiente se calientan como os he dicho en el microondas y tenemos otro desayuno rico y templadito… Como recién hechos. ¿Lo mojo en café o leche..? NOOO je je, bueno tú puedes hacer lo que te parezca, pero me parece un sacrilegio el mojetearlos en cafés u otros. ¿Por qué? Pues porque arruinarían su aroma, sabor, etc. Creo que para eso hay otros dulces más indicados..

Mientras degusto estos rollos de calabaza concardamomo y canela, quiero haceros una reflexión… ¿Creéis que ponemos siempre a prueba los supuestos que automáticamente damos por validos?. Me explico, si yo pienso que haga lo que haga va a salir todo mal porque siempre ha sido así, lamentablemente creo que acabará ocurriendo.

Sí, el lenguaje y las construcciones que hacemos con éste, vaticinan nuestro día a día. Veréis, normalmente se les llama "profecías autocumplidoras". Es como si yo leo el horóscopo y doy por valida que la predicción es buena porque en una ocasión me vaticino que el día sería un poco alterado emocionalmente. Caramba! Si no lo hubiésemos leído, el día nos hubiese ido igual de "mal"? Seguramente no. 

Lo mismo ocurre en nuestro día a día. Si yo antes de iniciar un proyecto me lo saboteo con este tipo de pensamientos, porque una vez no salio como quería o esperaba, estamos dando rienda suelta a que suceda dejándonos arrastrar por el inmovilismo o la frustración antes que intentar verificar nuestro pensamiento o haciendo otro tipo de construcciones lingüísticas.

¿No detenemos un momento y analizamos qué pensamientos damos por validos, mientras degustamos  un trocito de estos rollos de calabaza?


Sigo con mis rollos de calabaza y un café a parte…

Sed muy felices.