Busqueda en el Blog

martes, 30 de mayo de 2017

Molletes de antequera (Receta fácil)



Hola a tod@s!

No todo va a ser dulce ¿Verdad?... Por fin me he decidido a realizar esta entrada ya que llevo mucho tiempo queriendo publicarla, pero por unas cosas o por otras… y claro aprovechando que en casa me reclamaban molletes… pues dije venga vamos a ajustar bien las cantidades y a por ello!

Muchos de vosotros estaréis pensando ¿Qué es el mollete? Originalmente fue introducido en la península por los árabes, concretamente donde más expansión y relevancia tuvo fue en Andalucía y donde a día de hoy sigue predominando su consumo en bares, panaderías, etc. Es un tipo de pan con unas características muy particulares que lo hacen irresistible y diferencian de otros panes… Es un pan de miga blanda, poco cocido y de forma ovalada. Normalmente se come con un buen chorreoncito de AOVE con su buen jamoncito o un serranito! ¿OS imagináis el mega orgasmo de este panecillo albergando el serranito? …. Uff… eso es superior.. ¿Antequera? Sí, la familia Paradas fue quien más fomento su consumo y ha popularizado éstos por toda Andalucía y fuera de ella..

Ahora estaréis pensando, Ok ya sabemos qué es pero… es muy difícil y no sé se me dan bien los panes… o necesitará muuuchas horas de leudado… BASTA! Je je… nada de eso es cierto y ahora lo descubrirás…




Ingredientes para 15 molletes;
Masa prefermento:
  • 150 harina panadera (si no tienes mitad de harina floja y mitad de harina de fuerza)*
  • 90gr de agua tibia
  • 3gr de levadura fresca.


Masa final:
  • El fermento de antes.
  • 750gr de harina panadera*
  • 310-340ml de agua tibia
  • 37,5gr de AOVE
  • 20gr de sésamo
  • 15gr de sal.
  • 8gr de levadura fresca.
  • 150gr de leche (en este caso la puse sin lactosa y quedaron riquísimos)


Preparación masa madre:
  • Mezclamos de forma basta los ingredientes en un bol y una vez integrados, tapamos y dejamos leudar 1 hora. Después bien tapado lo metemos en el frigorífico toda la noche. (Si no puedes esperar je je puedes acelerar este proceso dejándolo unas 4 horas tapado a temperatura ambiente, a mi me quedaron así también geniales!).

Masa final:

  • Primero tostaremos ligeramente el sésamo en una surten y después pasaremos por un molinillo o mortero. ( le da un plus que ni os imagináis el sésamo, sino tenéis no pasa nada!).
  • Mientras agregamos el agua, la leche, el aceite y la levadura desmenuzada, el sésamo molido y removemos un poco.
  • Añadimos la harina poco a poco junto con el prefermento y la sal.
  • Mezclamos con el gancho hasta que estén integrados pero de forma basta y dejamos reposar 10 minutos.
  • Amasamos a máquina unos 5 minutos y dejamos que repose otros 10 minutos. Tras este paso boleamos, lo disponemos en un bol y tapamos. Dejamos leudar 1 hora aproximadamente ya que debe doblar su volumen. Si no tenéis amasadora a mano el tiempo hasta que nos e pegue.
  • Ahora estiramos sobre la mesa enharinada ligeramente y formamos un rectángulo de 30x30 aproximadamente. Intentad no desgarrar mucho la masa, si veis que le cuesta dejar reposar 2 minutos y seguir.
  • Enrollamos el rectángulo formando un rulo prieto y compacto.
  • Cortamos porciones de 1,5 a 2cms de gorosor. Tal cual les damos forma ovalada y estiramos un poco. (Si la masa no está elástica y crea correa dejar reposar 2 minutos más para este paso).
  • Espolvoreamos un poco de harina y disponemos en las bandejas para horno. Dejamos mínimo 4 cms entre cada uno ya que luego crecen y se pegarían.
  • Tapamos con un trapo de lino y dejamos leudar 2,5 a 3 horas dependiendo del calor, humedad.. deben crecer y doblar el tamaño inicial.
  • Precalentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Después los introducimos en una posición baja dentro del horno para que no doren y bajamos la temperatura a 180ºC.
  • Horneamos 10-15 minutos. Recordad que no deben dorar es un pan blanquito! A mi alguno se me doró je je por eso de estar en 100 cosas a la vez! Pero deben quedar blanquiiitos!
  • Retiramos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
  • Abrimos, un poquito de aceite y …mmmm… a degustar!



¿Os  ha gustado? Espero que sí, que los probéis que vale la pena enharinarlo todo, que además es fácil porque apenas requiere amasado y están de rechupete…

Ah!! Se pueden congelar y después un golpe de tostadora y …igual que recién hechos!


Un fuerte abrazo y para cualquier duda podéis escribirme a través de IG, FB o por aquí y os responderé! 

Os dejo con un cuento!

El profesor Kamp era un Sr. Muy estricto y rígido. El ultimo día de curso mientras todos los alumnos celebraban el fin de las clases mientras marchaban, el Sr. Kamp se disponía a ordenar su escritorio cuando de repente escucho la voz de un alumno.
-Sr. Kamp creo que no debería decirle esto, pero… Me alegra que se acaben ya las clases.-Dijo el alumno.
-Imagino que sí, todos estamos cansados y el verano nos vendrá bien…- Apuntó el Sr. Kamp.
-No, lo que quiero decir es que no tendré que volver a escuchar sus tonterías, ni su humor mañanero, ni su forma tan rígida de impartir clases.
-Entiendo, cuando otra persona te ofrece algo que no deseas, ¿lo aceptas? - Apuntó Kamp.
El alumno quedó perplejo ante la respuesta tan afable del Sr. Kamp. Esperaba ofenderle…
-No, no lo acepto, es de lógica!- Apuntó el alumno.
-Pues si alguien me intenta ofender o decirme algo que considero desagradable, me está ofreciendo algo; en este caso rabia, frustración, dolor…y decido no aceptarlo.
El alumno no daba crédito y no comprendía realmente a qué se refería el Sr. Kamp.
-Verás hijo, si tú me ofreces tu rabia, dolor, desprecio y yo lo acepto, quedaré ofendido, dolido,… ¿Verdad?. Pues lo que yo hago es no aceptarlo y aparte te quiero obsequiar con mi serenidad. Tu malestar se irá, pero no lo dejes conmigo, yo no la necesito ni me interesa. No puedo hacerme cargo de lo que llevas en tu interior, pero si depende de mí aceptar o rechazar lo que llevo en el mío. Podrás escoger cada día qué emociones o sentimientos quieres mantener, y vigila a las que te aferras. Todas las emociones son importantes porque nos comunican algo, pero sólo tú decides el poder que les das y el sitio que ocupan en tu interior.