Busqueda en el Blog

viernes, 25 de marzo de 2016

Torrijas fáciles de azúcar y canela



Bueno pues sí ya está aquí la semana Santa y no es que personalmente sea muy afín a estas celebraciones pero respetuoso con todo aquel que las viva como las sienta evidentemente J… aunque como siempre y lo que más me gusta de estas festividades es la cocina, la repsotería y sobre todo lo tradicional… 

Este año no me puedo embarcar en pasteles laboriosos, ni en arriesgadas producciones por motivos de trabajo y estudios pero… ¿Por qué no recuperar viejas recetas de toda la vida que siempre funcionan y además están de rechupete? Pues eso mismo he hecho con el fin de acercaros estas deliciosas Torrijas..

Lo sé hay muchas torrijas, de muchos tipos, con vino, con miel, con anís.. De muchas formas de preparas de la abuela, de la tia del pueblo, de la bisabuela.. pero estas son las que yo he preparado y son un éxito asegurado y facilísimas y ah… económicas como no…

¿Empezamos? Primero de todo y es algo que a muchos os preocupará es el tipo de pan; bien hay panes específicos para ello, se le denomina pan para torrijas y hoy en día se vende en muchos hipers o panaerias pero no os compliquéis ya que con un pan de medio en barra anchito y de miga normal os sirve. También el pan viena en barra de miga densa os puede ir de maravilla, de hecho yo utilicé éste por su miga y consistencia, otro que también esta muy indicado es el condeal o el típico que parece de picos… Los que no debemos utilizar bajo ningún concepto son los rusticos, o de miga muy esponjada ya que no empaparan bien la leche y no nos quedarán bien. Por tanto aclarado el tipo de pan lo siguiente más importante es el reposo, dejar la barra reposar de un día para otro es esencial. Ahora sí a por los ingredientes…



Ingredientes para unas 15 torrijas aprox.
  • 1 litro de leche entera
  • 1 rama de canela
  • 2 cucharaditas de vainilla en pasta o una vaina de vainilla.
  • 1 cascara de limón.
  • 1 chorrito de amareto o de un licor que os guste.
  • 200gr de azúcar blanquila
  • 2 cucharadas de canela en polvo
  • (opcional esencia de anís alimenticia)
  • Pan viena o al gusto.
  • 3 huevos xl
  • Aceite para freir.


Preparación:

  • Unas horas antes o la noche antes ponemos en un cazo la leche, la cenala, la cascara de limón, la vanilla en pasta o  la vaina y dejamos infusionar sin que lllegue a hervir durante 10 minutos. Retiramos cuando vaya a empezar a hervir y dejamos en la nevera enfriar tapado para que no absorba olores cuando ya haya enfriado a temperatura ambiente. Si hiciésemos las torrijas con la leche caliente el pan se desharía. Una vez retirada del fuego echamos un chorrito de amareto al gusto o de otro licor.
  • Empezaremos cortando el pan  en rebanadas en diagonal con unos 3  cms de grosor aproximadamente, no las cortéis muy finitas ya que si no se romperán fácilmente cuando las empapéis.
  • En un cuenco ancho batiremos los huevos con un poquito de azúcar para que al freír no haga muchas burbujas el aceite y reservamos.
  • Una vez fría la leche o al día siguiente echamos en un recipiente lo bastantemente hondo para sumergir las rebanadas. Las sumergimos de 3 en 3 para que no se nos empapen demasiado sino se romperían y empaparían demasiado. Vamos dándoles la vuelta ya que deben quedar empapaditas pero sin que chorreen leche en exceso. (el secreto de una buena torrija es que quede jugosita una vez hecha y no seca).
  • Después las rebozamos por el huevo batido y con el aceite a 180ºC aprox, las freímos hasta dorar por ambos lados.
  • Una vez fritas las dejamos empapar en un plato con papel absorbente para que suelten el exceso de aceite, mientras que en otro plato tendremos preparada una mezcla de azúcar con la canela donde las pasaremos una vez hayan soltado el exceso de éste.
  • **Si queremos que tengan un toque de anís en otro recipiente separamos la leche infusionada y le añadimos unas gotitas de esencia de anís; le dan un toque muy bueno también.


Consejos:

  • Hay quien prefiere dejar un poco de la leche infusionada reservada y remojarlas después cuando ya están fritas pero personalmente me parece algo sobrante, pero contra gustos… Es una sugerencia que os dejo.
  • También las podéis acompañar con miel, sirope de arce, chocolate…
  • En cuanto a la conservación; pensad que es un postre que está hecho a base de leche y se puede agriar con facilidad por eso os aconsejo que las conservéis en el frigo y no las dejéis más de 3 días aunque con lo buenas que están no dudo que duren mucho más de 2!!
  • Espero que os hayan gustado y que las hagáis y compartáis porque son fáciles, deliciosas y admiten muchas variaciones…