Busqueda en el Blog

martes, 29 de diciembre de 2015

Mantecados fáciles de la Abuela


Mmmm ¿Hay algo más bueno que unos mantecados caseros?

Pues me parece que en Navidades y retomando las costumbres de antaño quedan pocas dudas para responder que NO! Je je. Esta receta que os presento es la receta que ha pasado de generación en generación en mi familia y por lo tanto le tengo mucho aprecio y cariño. Obviamente ha sido adaptada a los nuevos tiempos e incluso a las nuevas tecnologías del amasado modernos ya que antaño mi querida abuela no disponía de aparatejos tan modernos para su amasado  ni técnicas tan sofisticadas, eso sí seguro que estaban incluso más buenos!

Bien pues os presento sin más dilación los ingredientes que son pocos ya veréis:

Ingredientes para unos 30 mantecados;
  • 700gr de harina floja.
  • 100ml de vino blanco seco de Jerez. (O vino blanco normal)
  • 50ml de zumo de limón exprimido o 100ml de zumo exprimido de naranja. (Al gusto).
  • 10gr de levadura química en polvo.
  • Azúcar glass para espolvorear.
  • 400gr de manteca de cerdo.




Elaboración:

  • Debemos tener los ingredientes a temperatura ambiente para su correcto amasado y disolución. Empezaremos mezclando con la ayuda de unas varillas eléctricas si disponéis sino manualmente, la manteca, el vino y el zumo de cítrico que hayamos escogido en un bol . Tened paciencia porque es algo resistente a quedar una mezcla cremosa y que quede bien ligada la mezcla de ingredientes con la manteca.

  • Por otro lado tamizaremos los ingredientes secos es decir, la harina y la levadura. Añadiremos esta mezcla ya tamizada poco a poco mientras amasamos con la pala de nuestra amasadora a velocidad baja o con una espátula hasta conseguir una mezcla que se pegue lo suficiente pero que se pueda manejar.
  • La disponemos en un papel film y hacemos un rectángulo, tapamos bien y dejamos reposar toda la noche en el frigorífico.
  • Al día siguiente estiramos con un rodillo con un grosor de aproximadamente 1cm y hacemos cortes con la ayuda de un cortagalletas lo más ajustados posibles ya que de los desperdicios podemos volver a amasar pero no quedarán tan bonitos, así que conviene no desaprovechar la masa en exceso.

  • La pasamos a una placa y mientras precalentamos el horno a 220ºC lo dejamos en el frigorífico de nuevo ya en las placas de hornear. Horneamos con calor arriba y abajo durante 20’ aproximadamente ya que no deben quemarse sólo coger un color doradito suave.
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla como las galletas, una vez frios espolvoreamos generosamente con azúcar glass ya que como habréis deducido la masa no lleva azúcar en su elaboración y es bastante insípida…
  • ¡¡Ya tenemos listos nuestros mantecados!! ¿Qué no os los coméis todos de una sentada? Mejor jeje no os pongáis malos, pero en una cajita de metal tapaditos duran bastante y podéis disfrutarlos todas las navidades…
Espero que os haya gustado y compartáis esta receta que para mi es muy especial!
Un fortísimo abrazo!!