Busqueda en el Blog

sábado, 18 de abril de 2015

Tarta fría de queso con frutos del bosque o cheese cake

Tarta fría de queso con frutos del bosque o "cheese cake"


Hoy os traigo una recetita muy sencilla y para la cual no es necesario el uso de horno! Además se resuelve de una forma rápida y el resultado es delicioso, fresco en paladar y no es muy dulce para aquellos que no os gusten las tartas tan “empalagosillas que os he ido mostrando últimamente”.

Además de cara al buen tiempo como se sirve fresquita os aseguro que triunfais seguro!

Ingredientes para la base de un diámetro de:18cms/ 20csm:

100gr de galletas tipo digestive fontaneda.
40gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
2 cucharaditas de miel o de 50% azúcar y 50% agua llevados a ebullición y dejado enfriar.

Ingredientes para el relleno:

350gr de queso tipo Philadelhia.
350gr de Nata para montar 35% materia grasa.
50gr de Azúcar.
Una cucharadita de esencia de vainilla.
16gr de gelatina en polvo.

Ingredientes para la cobertura:

Un tarro de mermelada de frutos del bosque o frutos rojos.
1 sobre de gelatina en polvo.


Elaboración:

Empezamos a triturar las galletas junto con la mantequilla hasta conseguir una especie de pasta, junto con este triturado añadimos las dos cucharaditas de miel o de nuestro jarabe de 50%. Una vez tengamos esto bien triturado y homogenizado lo repartimos en el fondo del molde desmoldable a modo de base y lo vamos alisando con la ayuda de una cuchara para que nos quede una base lisa y uniforme. Ahora lo guardamos en la nevera durante unos 25-30 minutos para que compacte la mezcla y endurezca. (Recomiendo poner debajo un papel de horno o sulfurizado para luego retirar la tarta con mayor facilidad.

Según el fabricante disponemos la gelatina en polvo con dos cucharadas soperas de agua por sobre en un vaso y removemos. Reservamos por 3 minutos y ya estará lista para añadir posteriormente (siempre leed bien las instrucciones de vuestro proveedor).

Mientras ponemos la nata en un cazo junto con el azúcar y la esencia de vainilla y removemos; cuando empiece a hervir la retiramos del fuego y añadimos el queso y con la ayuda de unas varillas vamos homogenizando la mezcla para que se integre todo bien. Ahora una vez que esté todo bien integrado disolvemos la gelatina hasta que quede bien disuelta en nuestra crema…
Antes de echar a nuestro molde que tenemos enfriando en la nevera lo colaremos por si ha quedado algún grumo. También dejaremos templar ya que si no puede deshacerse la galleta con la mantequilla e imaginaros el desastre!... Una vez esté templada la mezcla y antes de que empiece a solidificar, la echemos en el molde con la base ya endurecida de la nevera y lo volvemos a introducir; ahora tocara esperar una 6-7 horas para que cuaje y nos quede solidificada.

Pasadas esas 6-7 horas calentamos un poco la mermelada y la pasamos por el túrmix para que quede más ligera y sin tropezones (si os gusta con tropezones al gusto!). Previamente ha hemos resuelto nuestro sobre de levadura según las instrucciones de nuestro fabricante y ahora es el momento de echarla y seguir triturando todo bien para que se integre la gelatina con la mermelada. Una vez veamos que tiene la textura adecuada, la disponemos en nuestra tarta por encima y la volvemos a dejar en la nevera durante unas 3-4 horas y ya tenemos lista nuestra tarta de queso!!




Yo a parte he querido darle otro toque haciendo unas tejas de caramelo con cítricos para romper sabores en el paladar como podéis ver en las fotos. Es muy sencillo, ponemos en un cazo azúcar con unas gotitas de esencia de limón y conseguimos un caramelo liquido (cuidado no se nos queme). Por otro lado dispondremos de un cucharon de cocina engrasado con mantequilla al cual iremos echando en forma de hilos el caramelo , una vez esté enfriando el caramelo lo sacamos y quedarán formas muy divertidas y cristalizadas!


También podéis hacer la cobertura con cualquier mermelada que os gusté; fresas, arándanos, naranja, melocotón … Eso va al gusto del consumidor!

Espero que la disfrutéis! Un abrazo!