Busqueda en el Blog

domingo, 5 de abril de 2015

Receta Carrot Cake



Carrot Cake


Mmmm desde que probé este fantástico manjar no podía quitarme de la cabeza la forma de reproducir la receta. Si bien es cierto que la probé en forma de cup cake yo la quise hace en forma de pastel. Así que cogiendo varias ideas de aquí y de allí el resultado fue asombroso!

♡♡
Además es una receta muy sencilla aunque a priori por la decoración penséis que no. La decoración es con fondant y es opcional, yo la puse porque era un pastel primaveral y de pascua así que pensé que no había forma más original que salir del típico conejillo de pascua y plantarle unos girasoles!, pero tranquilamente la podéis hacer sin esta decoración…

Ingredientes para el bizcocho: (con esta proporción de masa llené un molde de 22 cms y me sobró …)

  • 230gr de aceite de girasol o de mantequilla sin sal.
  • 400 gr de azúcar.
  • 2 cucharaditas de canela
  • Una cucharadita de nuez moscada
  • 3 cucharadas de leche
  • 4 huevos L
  • 340gr de zanahoria rallada. (Si al rallarla veis que suelta mucha agua escurrirla un poco con papel de cocina).
  • 400gr de harina de repostería o normal.
  • 2 cucharaditas de jengibre en polvo.
  • 100gr de nueces ( a trocitos y previamente las enharinamos un poco para que no se nos hundan en el bizcocho*)
  • 3 cucharaditas de esencia de vainilla.
  • 2 cucharaditas de bicarbonato.
  • 1 sobre de levadura química Royal.

Ingredientes para el glaseado Chessecream:

  • 600gr de azúcar glass extrafino o azúcar ICING de venta en tiendas especializadas* (*Manenas en BCN)
  • 250gr de mantequilla sin sal a punto pomada.
  • 200gr de queso fresco tipo Philadelphia. (Escurrimos el agua que a veces lleva, no nos interesa).
  • 4 cucharaditas de esencia de vainilla concentrada.

Elaboración:

Bien lo primero de todo es empezar a batir con unas varillas eléctricas a poder ser los huevos con el azúcar (ojo no dejemos el azúcar y los huevos demasiado tiempo sin empezar a batir que se nos quema el huevo!), hasta llegar a conseguir una blanquilla es decir una mezcla bien montada de azúcar y huevos donde al dejar caer la varilla con algo de masa el hilo que caiga quede dibujado unos segundos en la superficie del resto. 

Este es el punto ideal que necesitamos; aproximadamente unos 5 minutos de batido!. A continuación seguimos batiendo y con sumo cuidado  y a modo hilo vamos echando el aceite de girasol al cual le hemos agregado la vainilla hasta que poco a poco la mezcla lo vaya incorporando. ( si vemos que le cuesta incorporarse, dejamos de echar aceite o mantequilla fundida (ya templada por supuesto), y seguimos batiendo hasta que quede todo incorporado.) Así hasta echar todo el aceite.

Bien ahora colocaremos en un bol la harina, las especias, el bicarbonato, y la levadura. La cuestión es apropiarse de un tamiz o con un colador grandecito echar la mezcla de harina, especias etc. En tres tandas y todo tamizado a nuestra blanquilla de huevos azúcar aceite y vainilla que ya tenemos batida. ¿Por qué tamizamos? Porque queremos que nos quede una mezcla esponjosa, que no caigan grumos en la mezcla… Cuando hayamos tamizado la primera tanda de elementos secos con una espátula o lengua pastelera, con movimientos envolventes hasta que quede incorporado*. Así posteriormente con las otras dos tandas de tamiz.

*TRUCO: En los pasteles no conviene desarrollar el gluten al contrario de lo que ocurre con las masas de pan, bollería etc, donde la harina necesita de muchos “meneos”, es interesante no marearla en exceso ya que no queremos que desarrolle mucho el gluten… Si tenéis un robot de cocina estilo Kitchen Aid podeis usar el accesorio en forma de K para mezclar a velocidad suave y os ayudara a mezclar mejor. No obstante si os queda algún grumo con las mismas varillas de la batidora podéis ayudaros al final para deshacerlo!.

Bien pues ya con este paso finalizado agregamos con cuidado nuestras zanahorias escurridas y ralladas a la mezcla y las incorporamos con cuidado y movimientos envolventes junto con las nueces previamente enharinadas como expliqué. Una vez esté todo bien mezclado, engrasamos bien nuestro molde de horno y con el horno ya precalentado a 180º, forramos nuestro molde con papel de aluminio por debajo y laterales en su parte exterior (para que no se nos queme y como os expliqué le ponemos una especie de sombrero de papel de aluminio con una pequeña apertura para controlarlo en su parte superior; de esta forma evitamos que el grill torre la parte superior quedando cruda la parte interior.

*Importante no abrir el horno hasta pasados unos 55-60 min. A partir de ahí es conveniente pinchar con una puntilla y comprobar si ya sale limpia. Si sale limpia es que esta cocido, le retiramos nuestro sombrerito y en cuestión de 5 minutos se acaba de dorar la parte superior. Sino dejamos otro poquito más hasta que quede limpia la puntilla.

Glaseado:

No os asustéis, parece que el mundo de las buttercreams y los cheessecreams dan miedo pero os aseguro que si seguís la receta a pies juntillas no os dará ningún problema.
Empezaremos batiendo con nuestra batidora eléctrica de varillas o robot con la pala de K o varillas la mantequilla que debe estar en  punto pomada (nunca la echéis derretida! Ni dura de la nevera!). Dejaremos batir unos 4 o 5 min. Hasta que vaya perdiendo ese tono amarillento y empiece a quedar más cremosa. Si tenemos un robot de vez en cuando con ayuda de una paleta id bajando la que se queda por los bordes y seguid batiendo.

Una vez hecho esto añadimos el azúcar glass extrafino o Icing tamizado! Y seguimos batiendo hasta que quede bien incorporado y la textura sea como la de un helado, cremosa y suave… Una vez esté bien homogenizada la mezcla y con el queso de untar bien frio de la nevera y escurrido lo echamos mientras seguimos batiendo a nuestra mezcla, junto con la esencia de vainilla o de lo que queráis ( a mi personalmente la vainilla me encanta)… y batimos durante unos 5 min…
Ya tenemos nuestra chessecream solucionada!

Ahora cuando nuestro carrot cake ya esté frio lo partiremos en dos con ayuda de una lira y lo rellenaremos con una manga de una capa de chessecream. Taparemos con la otra mitad y con dos cucharadas de crema y con la ayuda de nuestra espatula empezaremos a cubrir una fina capa de nuestro frosting por toda la superficie y contornos del pastel. ¿Para qué lo hacemos? para evitar que las migas se nos vayan esparciendo y para fijarlas sobretodo!, ademas le damos una primera capa ya que darle el resultado final con una capa sería muy complicado. Bien ahora lo dejamos en la nevera unos 30 minutos (si teneis porta tartas dejarlo bien cerradito en él) y pasado este tiempo que la fina capa ya habrá endurecido un poquito seguimos con otra capa de nuestra chessecream hasta conseguir una capa uniforme y lo más lisa posible, o irregular si qereis darle un toque más rustico! aquí la imaginación de cada uno es libre! también podéis hacer flores con la manga o lo que queráis!

TRUCO: Si os queda muy blandita porque en vuestra cocina hace mucho calor no pasa nada! No la tiréis ni nada eh!, ponéis un poco de papel film a pelo, es decir pegando a la crema para que no le toque el aire y la poneis un poco en el frigorífico. Al rato le dais un pequeño meneo con la mezcladora y ya la teneis lista para rellenar la manga pastelera y cubrir vuestro carrot cake, o cupcakes!

Ais os dejo una selección de las fotografías que más me han gustado, y os animo a que hagáis este fantástico pastelito! A los que no os guste la zanahoria como es mi caso, no os preocupéis porque no se nota! Sólo le da un toque que es divino!






Cualquier cosita preguntadme y si os ha gustado compartid!
Un abrazo!