Busqueda en el Blog

domingo, 22 de marzo de 2015

Tarta de Santiago



Esta vez os traigo una de las recetas que como siempre aporta muchísimas variedades, pero ésta está inspirada en una receta histórica  del libro de Álvaro Cunqueiro.

Pues bien es una receta cuyos ingredientes son sencillos y fáciles en teoría, digo en teoría porque muchos piensan que es añadir almendra molida sin más pero como todo tiene su truquin y como buen bloguero os los voy a dar “toditos” así que ¡Animo!

Ingredientes:


  • 5 huevos grandes
  • 250gr de azúcar.250gr de almendra cruda variedad marcona.
  • 1 cucharadita de canela.
  • La ralladura me medio limón.
  • Y medio chupito de licor de hierbas o de ron.


Bien el proceder es el siguiente; normalmente la almendra se utiliza en diferentes tipos de molienda, es decir os recomiendo que compréis la típica almendra molida unos 125gr y la otra entera. De este modo con los 125gr de almendra entera podemos picarlos con una picadora a nuestro gusto y recomendable que sea en dos tandas. Así conseguimos 3 tipos de molienda: finia, semi-fina y un poquito más gruesa. Es la forma de que en el paladar podamos encontrar algún pedacito de almendra sin que sea incómodo y poder degustarla correctamente, disfrutando de todos sus aromas.

Calentando almendra en sarten
Bien una vez hecho este paso, dispondremos en una placa de horno toda la almendra bien esparcida. Encenderemos el horno y lo pondremos a unos 120ºc arriba y a bajo. Introduciremos la placa con las almendras durante unos 10 minutos (con cuidado de que no se tuesten). El secreto de este paso radica en que la almendra libere todo su jugo, su aroma ya que está cruda, y así resultará mucho más gustosa nuestra tarta. Una vez realizado este paso retiramos la placa y dejamos enfriar la almendra. (También podéis hacerlo en una sartén grande pero con cuidado de no pasaros con el calor).  No debe tostarse!

Mientras dispondremos los huevos y el azúcar en un bol (yo en este caso usaré el robot de cocina con las varillas e iré aumentando la velocidad). Un consejo que os doy: Vigilad cuando echéis azúcar y huevos en un bol ( no os vayáis a hablar con la vecina, la amiga, el perro.. etc.) El azúcar puede quemar rápidamente éstos).  La consistencia que debe tomar es de una especie de blanquilla es decir el azúcar bien incorporado con los huevos con un tono blanquecino toda la mezcla, y bien incorporado en su conjunto.




Una vez hecho esto rallaremos medio limón (sólo la piel) y añadiremos una cucharadita de canela, y el medio chupito de licor de hierbas o ron. Lo removemos bien con una espátula con delicadeza o con el robot mismo con el accesorio de mezcladora a nivel I. Una vez las almendras estén frías las podemos ir incorporando a nuestra crema poco a poco hasta que quede todo totalmente incorporado.



Ahora dispondremos de un molde redondo, mejor de los desmoldables. Yo utilizo papel de horno y forro todo el molde con mantequilla para que resulte más sencillo el desmoldado, además otro truco para que no se os quemen los bizcochos o tartas en este tipo de molde es taparlo todo con papel de aluminio como podéis ver en las imágenes. En la parte superior también empezaremos la cocción tapando un poco con dicho papel de aluminio, y los últimos diez minutos lo retiraremos para que dore la parte superior de nuestra tarta.


Molde recubierto con papel de aluminio y con la masa dentro


Bien, una vez precalentado el horno a 180º arriba y abajo introducimos nuestra tarta durante unos 35 minutos (todo depende del horno de cada cual)… y recordad los últimos 10 minutos quitamos el papel de aluminio para que dore la parte superior. ¿Qué ocurre la mayoría de veces si no ponemos un papel de aluminio sobre el molde? Se nos tuesta la parte superior y el bizcocho esta crudo aun…
Para comprobar que nuestra tarta está lista cogeremos una puntilla y la clavaremos, si sale limpia es que está lista, recordad que es una tarta jugosita no debe quedar excesivamente seca.

Una vez fuera del horno dejamos que temple unos 15`y desmoldamos con cuidado. Ahora llega el momento final: el glaseado y marcarla con la típica cruz. Podéis descargaros la cruz en el siguiente enlace y recortarla, la ponéis sobre la tarta espolvoreáis el azúcar glas con ayuda de un colador y con cuidado retiráis la cruz… y ahí tenéis vuestra fabulosa tarta de Santiago!



Espero que la disfrutéis, es un vicio y tentación! Una mezcla de sabores en el paladar (canela, almendra, licor, limón…) Apto para los mas golosos de la casa…

Salud! Y si os ha gustado compartid! Y para cualquier duda no dudéis en dejar vuestros comentarios!