Busqueda en el Blog

sábado, 21 de marzo de 2015

Gofres Belgas


Bueno pues aquí os traigo una de las recetas que he descubierto recientemente y que deberían de estar prohibidas… Sí sí prohibidas por su alto contenido en calorías!! No obstante como caprichito semanal no esta nada mal.
De hecho esta receta está diseñada y pensada para las típicas gofreras eléctricas que podéis adquirir en establecimientos tipo “Lidl, o cualquier gran superficie”. No obstante yo la he adaptado al horno, SÍ al horno con un unos fabulosos moldes de silicona.

Realmente existen recetas con masas mucho más liquidas y solubles para estos moldes y que su consistencia tras la cocción es más crocante y poco similar al típico gofre que todos estamos acostumbrados a encontrar cuando vamos a la típica heladería o gofreria de nuestra ciudad. Pero todo es cuestión de gustos. Por tanto no importa si tienes una gofrera eléctrica o unos moldes de silicona, la receta es la misma!

Ingredientes: (6 gofres aprox)


  • ·250 gr. de harina de fuerza ·90 ml. de leche entera a temperatura ambiente
  • · 25 gr. de levadura fresca (no sirve la levadura química estilo Royal)
  • · 1 huevo y medio o dos si son pequeños
  • · Un pellizco de sal
  • · Una cucharadita de vainilla en pasta de venta en tiendas especializadas.
  • · 125 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • Azucar perlado
  • · 150 gr. de azúcar perlado* (En Barcelona lo podéis encontrar en Manenas no como azúcar perlado pero si como azúcar granulado para cocas) ( Ojo no sirve el azúcar corriente) Si no podéis encontrarlo os dejo enlace de cómo hacerlo en casa lo únicoque requiere de paciencia son 15-30 días de espera!

Procedemos a volcar la harina, los huevos, la sal y la vainilla en un bol (yo en este caso usé el de mi robot de cocina con la varilla de mezcladora). Sino mezclamos con unas varillas manualmente hasta que vayan integrándose bien todos los ingredientes y posteriormente vamos integrando la leche donde habremos disuelto previamente la levadura ( os aconsejo que la leche este un poco tibia).

Una vez estén todos los ingredientes bien integrados y amasados, cubriremos el bol con papel film y un trapo. Ahora toca esperar un poquitín, aproximadamente unos 45 minutos hasta que la masa haya doblado su volumen. Yo acostumbro a poner un bol debajo de este con agua calentita lo cual favorece el levado ya que ahora hace frio y cuesta que ocurra la fermentación de la levadura…


Antes de la fermentación


Después de la fermentación

Pasado este tiempo y con la mantequilla a temperatura ambiente (pomada) y a daditos pequeños volvemos a poner el bol en nuestro robot con el gancho de amasar o con una espátula empezamos a desgasificar la masa con cuidado y vamos integrando lentamente la mantequilla, (paciencia) tiene que ir integrándose poco a poco hasta que se integre con toda la masa. Llegados a este punto iremos vertiendo el azúcar perlado a la amsa y removiendo constantemente para que nos quede una mezcla homogénea. El azúcar perlado es muy importante ya que es lo que nos aportara ese azúcar cuscurreante al morder el gofre tan típico y que seguro que todos recordamos, de este modo quedaran pequeñas motitas de azúcar que al morder las notaremos y es supremo en paladar!




Vertemos el azúcar perlado
















Bien, ahora llega el momento de verter la mezcla en los moldes de silicona. Pese que los que yo tengo
comprados en (Lidl) pone que no necesitan de engrase previo, yo los engraso con mantequilla o espray para repostería sino se os pueden pegar. Repartimos bien la mezcla y tal y como veis en la imagen ponemos un molde encima del otro para que cuando suba en el horno nos queden los cuadraditos por ambos lados. Un truco es colocar alguna bandeja encima para hacer peso sobre los moldes superiores ya que la silicona no pesa y la masa tiene fuerza, con lo cual levanta un poco los moldes… El horno debe estar a 220º arriba y abajo. Deberemos dejarlos unos 12’ pero como siempre digo esto depende de nuestro horno, a partir de este momento es recomendable controlarlos y ver como están de dorados… (recomiendo que no queden muy dorados ya que una vez frios, los podéis congelar y posteriormente en una tostadora o plancha los calentáis y así cogen ese punto doradito y quedan como recién hechos!). Si tenéis una gofrera son alrededor de 6’ pero también tenéis que ir mirando el punto de cocción que más os guste…


¿Parece difícil? No lo es.. y lo mejor es que podéis doblar la receta y tener 12 gofres para usar cuando queráis, esperándoos en vuestro congelador y así cuando vengan invitados los podeis sorprender gratamente!

Ahora sólo queda acompañarlos del topping que más os apetezca